Embarazo, fisioterapia

DIÁSTASIS ABDOMINAL ¿Qué es?

Hola de nuevo!!

Después de unos días con entradas muy médicas, vuelvo yo con un tema de fisioterapia. Y como el suelo pélvico no funciona en solitario, sino que está en íntima relación con la musculatura abdominal, hoy vamos a hablar de ella.

Este problema no es importante y preocupa especialmente tras el parto, ya que es entonces cuando es más evidente.

Antes de comenzar a hablar de la diástasis abdominal resulta imprescindible conocer qué músculos forman la pared abdominal y así conocer que ocurre en la diástasis.

anatomiaabs

La pared abdominal está formada por 4 grupos musculares:

  • los rectos abdominales: son los músculos más superficiales de la pared abdominal, son como dos columnas alargadas de arriba hacia abajo, desde el borde inferior de la caja torácica y el esternón hacia el pubis. Son conocidos comúnmente como los “six pack” o la “tableta de chocolate”, debido a que la vaina que los recubre va formando engrosamientos transversales y provoca esa configuración cuadricular. La vaina o tejido fascial que recubre al recto abdominal derecho e izquierdo se une en la línea central, la línea media o línea alba, manteniéndolos unidos en todo su recorrido. Cuando se contraen acercan el tórax a la pelvis, es decir que realizan la flexión del tronco.
  • Transverso del abdomen: Es el músculo más profundo de la pared del abdomen, tiene forma de “faja” porque sus fibras tienen una dirección transversal y envuelven a todo el abdomen. Al igual que los músculos anteriores, está envuelto por una capa de tejido fascial que tiene la particularidad que por encima del ombligo se prolonga y discurre por detrás de los rectos hasta unirse en la línea media, mientras que por debajo del ombligo la fascia se une a la fascia de los oblicuos formando un tejido denso y fibroso que se sitúa por delante de los rectos. Es un músculo que no realiza una función de movimiento sino que está relacionado con funciones expulsivas y de estabilización de la columna.
  • Músculos oblicuos:  forman la capa lateral de la pared del abdomen, los oblicuos externos son más superficiales y los oblicuos internos son profundos. Ambos están formados por fibras musculares que siguen una dirección oblicua, de ahí su nombre y también están cubiertos por una vaina de tejido fascial que se une a la vaina de los rectos abdominales. Son los músculos que nos permiten realizar los giros y las inclinaciones, además de ayudar también en el movimiento de flexión. Colabora también con el músculo transverso en funciones expulsivas y de estabilización de la columna.Cuando necesitamos expulsar aire de forma intensa de los pulmones, en la tos, los estornudos, al gritar, cantar, reir… o expulsar el contenido del estómago (vómito) o realizar un esfuerzo durante la defecación, utilizamos siempre el conjunto de los músculos abdominales. Cuanto mayor es la necesidad de esfuerzo mayor es el número de fibras que se contraen y un esfuerzo no demasiado intenso puede reclutar un conjunto de fibras u otro, pero no toda la musculatura abdominal.

    Entonces, ¿Qué es la diástasis?

    Es la separación del conjunto de músculos abdominales del lado derecho del conjunto de músculos del lado izquierdo, es decir, visiblemente se observa una separación en la línea media, que es el punto de unión de ambos lados. 

    diastasis
    Abdomen con diástasis de rectos

    Como hemos comentado anteriormente el tejido que se encuentra en la línea media es fascial, es la fascia que envuelve a los diferentes músculos abdominales y que los une en la línea media.

    Por tanto, la diástasis es una distensión de la fascia abdominal, tejido conjuntivo de envoltorio y suspensión.

    ¿Cuándo ocurre?

    A menudo se relaciona la diástasis con el embarazo, pero puede aparecer tanto en mujeres postmenopáusicas como en hombres. Aun así, su pico más alto de aparición es el embarazo por el gran estiramiento al que son sometidas todas las estructuras que forman la pared abdominal. Dependiendo de la genética y del grado de tensión al que sean sometidas estas estructuras, durante el postparto habrá una recuperación en mayor o menor grado. Se estima que hasta los seis meses postparto el tejido abdominal se mantiene en periodo de recuperación. Alrededor del 70% de las mujeres a los 6 meses postparto han recuperado la diástasis del embarazo mientras que un 30% podrá no recuperarlo del todo y por tanto, mantener a largo plazo una separación en la línea media del abdomen.

    eco1diastasis
    Visión ecográfica de la separación de ambos fascículos musculares

    ¿Puede aparecer por hacer muchos abdominales?

    Hoy en día no hay ninguna evidencia científica que haya demostrado una asociación entre los ejercicios abdominales y la diástasis. De hecho, en varios estudios realizados no se ha encontrado ningún factor específico que se relacione con la diástasis, a excepción del embarazo.

    ¿Qué consecuencias tiene?

    Fundamentalmente, en la mayoría de los casos es un problema estético. No obstante, en los casos severos se produce un fallo en el soporte de los órganos y por tanto una incomodidad y/o molestia.

    En varios estudios que evaluan la posible relación entre diástasis y la presencia de dolor lumbar o problemas de disfunciones de suelo pélvico, no se ha encontrado que exista ninguna relación.

    A pesar de que no se ha encontrado relación entre la diástasis y las disfunciones del suelo pélvico, esto no significa que no haya ninguna relación entre ambas musculaturas. Si la hay y la musculatura abdominal ayuda al buen funcionamiento y sostén de la musculatura pélvica.

    ¿Cómo puedo reducirla?

    Hasta ahora ninguna técnica no quirúrgica ha demostrado conseguir reducir o acortar un tejido fascial que se ha distendido, que es lo que sucede en una diástasis. 

    Sin embargo, si sabemos que entrenando la musculatura conseguimos una hipertrofia muscular (aumento del grosor del músculo), un aumento del tono, de la fuerza y de la tensión de la fascia, lo cual provoca una mayor sujeción de los órganos abdominales, una reducción del diámetro abdominal y un aspecto externo estéticamente mucho mejor.

    Muchos son los ejercicios planteados para reducir la diástasis, desde ejercicios abdominales, pilates, hipopresivos, trabajo de suelo pélvico, estimulación eléctrica, etc.. Ahora bien, es importante saber dirigir bien los ejercicios, en cuanto a especificidad, intensidad, periodicidad y progresión para conseguir los máximos resultados y también para no provocar otras lesiones, sobre todo, en el suelo pélvico.

    ¿Y entonces qué hago?

    La diástasis abdominal no supone un problema para la salud, pero puede significar un problema estético.

    Mi recomendación es realizar una buena evaluación abdominal y de suelo pélvico por un profesional especializado que pueda supervisar la correcta realización de un programa específico de entrenamiento abdominal.

    La musculatura abdominal es importante para mantener una buena postura, equilibrio y estabilización de la columna, para garantizar el soporte y la funcionalidad de los órganos abdominales (incluyendo los órganos pélvicos), es imprescindible en funciones respiratorias (tos, estornudos) y por supuesto, estéticamente siempre preferimos un abdomen tonificado… 😉

    Por todas estas razones, hay que entrenar toda la musculatura abdominal, pero con una buena supervisión para garantizar que se realice correctamente y sin riesgo.

1 comentario en “DIÁSTASIS ABDOMINAL ¿Qué es?”

  1. Felicidades Carolina por el artículo sobre la diástasis. Con la práctica de Low Pressure Fitness (LPF) estamos viendo que se reducen las diástasis, lo verifican colegas tuyas en clínica y en, por el momento, sencillas investigaciones, algunas de ellas en Hospitales como Quirón Coruña. Nuestra hipótesis es, como citan Lee & Hodges (2016), la importancia que tienen las fuerzas mecánicas en la producción y regeneración de la matriz de colágeno del tejido por el estiramiento debido a la fuerza tensional que se someten al realizar las tensiones, primero miofasciales, por la parte postural de LPF y posteriormente debidas a la parte respiratoria, la apnea espiratoria y la apertura costal cuyo efecto inmediato, en algunos casos, es la separación de los rectos que muestran esta tensión y a posteriori, semanas más tarde, se verifica el cierre de la diástasis. Reitero mis felicitaciones, un saludo y sabes que nos tienes para todo lo que estimes podamos ser de tu ayuda.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s