Dolor, General

CISTITIS: ¿POR QUÉ SON TAN FRECUENTES? ¿CÓMO PODEMOS PREVENIRLAS?

¿Y quién de vosotras no ha tenido alguna vez una de estas molestas infecciones? Yo creo que son tan molestas e incómodas como frecuentes!

Según la Asociación Española de Urología (AEU), las infecciones de orina son el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, después de las infecciones respiratorias.  Representan entre un 5-10% de las consultas de Atención Primaria, el 30% de las consultas de urología y miles de ingresos en urgencias, según se recoge en el Libro Blanco avalado por la Sociedad Iberoamericana de Neurourología y Uroginecología (SINUG) y la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC).

Las podemos clasificar, según la estructura del sistema urinario afectada en:

  • Cistitis = infección de la vejiga.
  • Pielonefritis = infección de los riñones.
  • Uretritis = infección de la uretra.

Hablaremos de las cistitis porque es el tipo de infección urinaria más frecuente.

En más del 80% de los casos son causadas por una bacteria que está en nuestro intestino y que puede colonizar la región alrededor de la vagina y la uretra. Ésta se denomina Escherichia Coli (E.Coli en los análisis de orina). La colonización de estas regiones es el primer paso. A partir de ahí, las bacterias pueden ascender hasta la vejiga y con menos frecuencia al riñón.

800px-E_coli_at_10000x
E. Coli  agrupadas

Otras bacterias procedentes del intestino que producen infecciones de orina con frecuencia son las Klebsiella Pneumoniae,  Proteus mirabilis o Enterococcus faecalis

Habitualmente, este pequeño grupo de bacterias “exploradoras” son eliminadas, por el propio flujo urinario y también gracias a las propiedades antibacterianas de la orina, pero si no se consiguen eliminar, colonizan la vejiga.

Esto quiere decir que se adhieren a sus paredes y viven allí, reproduciéndose. Si no generan lesiones en la vejiga, no se nota ningún síntoma, sólo que si analizamos la orina, encontraremos las bacterias. Esto se denomina “bacteriuria asintomática”. Os comento que no es necesario hacer tratamiento de la bacteriuria asintomática excepto en las mujeres embarazadas, los pacientes inmunocomprometidos o antes de un procedimiento urológico invasivo.

Cuando el microorganismo adherido a la superficie de la vejiga produce una lesión en el tejido, provoca la aparición de la sintomatología típica inflamatorio-dolorosa y se genera la cistitis.

Las infecciones urinarias afectan preferentemente a las mujeres. De hecho, en el grupo de adultos entre 20 a 50 años, las infecciones urinarias son unas 50 veces más frecuentes en el género femenino.

Según una investigación realizada en los hospitales Quirón y General Universitario de Valencia y publicada en BMC Urologyel 37% de las mujeres sufre al menos un episodio de cistitis durante su vida, y, de ellas, el 20% vuelven a padecerlo en los dos meses siguientes debido a “una mala curación de la infección, resistencia a los antibióticos o hábitos incorrectos”. Incluso, un 12% las sufre de manera repetida, teniendo más de dos episodios al año. Es lo que llamamos cistitis de repetición. El período de máxima incidencia se observa entre los 18 y los 40 años, coincidiendo con la edad de máxima actividad sexual en la mujer.

En los hombres, las infecciones urinarias no son frecuentes. En hombres jóvenes con molestias urinarias, habría que descartar alguna enfermedad de transmisión sexual, ya que es más común que la cistitis.

A partir de los 65 años las enfermedades de la próstata pueden causar síntomas semejantes, además de ser un factor de riesgo para la propia infección urinaria.

¿Y por qué son más frecuentes las infecciones urinarias en las mujeres?

La respuesta es fácil: la uretra femenina es mucho más corta. En las mujeres el conducto que expulsa la orina desde la vejiga al exterior, mide unos 3,5 cm y en cambio en los hombres una media de 16 cm.

Por tanto, es fácil de entender que en las mujeres, el trayecto que tienen que recorrer las bacterias desde el exterior hasta el interior de la vejiga, es más fácil.

Aunque creo que no es necesario contaros en profundidad los síntomas que produce la cistitis, vamos a repasarlos por encima, ya que es importante saberlos identificar para acudir al médico y recibir el tratamiento adecuado.

  • Escozor o quemazón al orinar (disuria).
  • Presión en la zona pélvica.
  • Ganas de orinar incluso con la vejiga vacía.
  • Urgencia por orinar y dificultad de contener la orina.
  • Orina turbia o con mal olor.
  • Presencia de sangre en la orina (hematuria)
  • Fiebre: algunas décimas (si es fiebre alta con escalofríos podría indicar que la infección ha subido al riñón            

A veces asociamos la orina con olor fuerte a infección. No suele ser así: la principal causa del olor fuerte es que la orina está muy concentrada y eso significa que necesitas beber más líquidos.

El tratamiento de la cistitis se realiza siempre con antibióticos para evitar recurrencias y evolución hacia la pielonefritis, pero éstos deben ser pautados por tu médico, así que no vamos a hablar de ello y nos centraremos en un campo mucho más interesante: la prevención.

¿CÓMO EVITAR INFECCIONES URINARIAS?

Si la mayoría de cistitis están provocadas por contaminación con bacterias que proceden del intestino, podríamos pensar que limpiando mucho la zona genital conseguiremos evitarlas. No es así y os explicaré el por qué: en la zona genital, concretamente en la vagina, tiene una flora de bacterias que la protege. Si se hace una higiene excesiva, eliminamos esta flora bacteriana que nos protege, facilitando aún más la colonización por las bacterias “extrañas”. Así que tener cistitis no significa necesariamente malos hábitos de higiene. En realidad, los dos extremos favorecen la infección urinaria: poca o demasiada higiene.

e coli

Vamos con algunos consejos para intentar evitar las cistitis y tener una buena salud urinaria! Algunos de ellos seguro que no se os hubieran ocurrido….

  • Bebe 2 litros de líquido al día
  • No abuses del alcohol y el café y evita el tabaco: son irritantes de la vejiga y pueden agravar los síntomas propios de la cistitis.
  • Toma alimentos ricos en fibra: ayudan a regular el tránsito intestinal y así, evitar el estreñimiento que dificulta la expulsión de bacterias.
  • Toma alimentos ricos en vitamina C: aparte del efecto antioxidante de la vitamina C, modifica las características de la orina, haciéndola menos “apetecible” para las bacterias.
  • Vacía tu vejiga cuando sientas la necesidad de ir al baño, intenta no aguantar la orina
  • Límpiate desde delante hacia atrás tras orinar o defecar
  • Evita las duchas vaginales y los baños de inmersión
  • Evita los desodorantes en el área genital
  • Orina siempre después de las relaciones sexuales: El acto de orinar ayuda a expulsar las bacterias que hayan podido entrar en la uretra durante el coito.
  • Utiliza lubricantes durante las relaciones sexuales (si notas sequedad): La irritación vaginal que se puede producir durante el coito puede favorecer las cistitis
  • Evita el uso de espermicidas
  • Las mujeres menopáusicas podéis usar de cremas de estrógenos, bajo consejo de vuestro médico: para reducir la sequedad y atrofia de la mucosa vaginal que favorece la adherencia de las bacterias en la zona “preparadas” para ascender a la vejiga.
  • Utiliza ropa de tejidos naturales: Aunque es difícil de demostrar, se cree que las prendas ajustadas y fabricadas con fibras sintéticas contribuyen al desarrollo de cistitis de repetición. Así que, mejor optar por materiales que permitan la transpiración, como el algodón.
  • Cambiate el bañador mojado cuando vayas a la playa o la piscina: la humedad facilita la proliferación de algunas bacterias, como la E. Coli, que sabemos que es la responsable de la mayoría de las cistitis.

Además de estos consejos, existen unos complementos alimentarios naturales a base de arándanos rojos o D-manosa pueden ayudar a evitar la adherencia bacteriana a las paredes vesicales y por tanto tener un papel importante en la prevención del desarrollo de las cistitis. Los podéis encontrar en farmacias o herboristerías

Para los que queráis una información más extensa, pero a la vez fiable, sobre este tema, os recomiendo la lectura del documento sobre cistitis de la Asociación Española de Urología: http://www.aeu.es/UserFiles/files/GUIA_ITU_2017_CAST_42_v04.pdf

Un abrazo a tod@s y hasta la próxima!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s