Sexualidad

LAS CLAVES DE LA SEQUEDAD VAGINAL

sequetat

La sequedad vaginal es un problema que afecta a muchas mujeres y que, a pesar de no ser un problema grave,  puede alterar mucho la calidad de vida.

Los síntomas más frecuentes son el disconfort o picor en la zona genital y la dispareunia, que es el dolor con las relaciones sexuales, pero también es importante saber y tener en cuenta que la sequedad vaginal facilita las infecciones vaginales y urinarias, debido al cambio del pH de la mucosa, y que a veces para curarlas es importante restablecer la hidratación y elasticidad que se han perdido.

Es la consulta ginecológica más frecuente relacionada con los problemas durante la actividad sexual y sucede en el 31% de la población femenina en EEUU y el 5% en España, incrementándose este porcentaje al 40% tras la menopausia.

Aunque en la mayoría de ocasiones, la sequedad vaginal aparece tras la menopausia, no siempre es así y también puede ser debida a otras circunstancias como la lactancia, ciertos tratamientos: como los anticonceptivos orales,  en ciertos días del ciclo menstrual, tras haber recibido radioterapia en la zona pélvica o tras tratamientos de quimioterapia que pueden provocar una menopausia precoz.

Afortunadamente, existen muchas opciones de tratamiento que os pueden ayudar si padecéis este problema:

sequetat2

Un primer paso sería utilizar una crema hidratante o lubricante ya sea de forma periódica al igual que utilizamos una crema hidratante para la piel, o solo durante las relaciones sexuales si es cuando aparece el problema.

Hay muchos en el mercado y utilizan distintas sustancias, naturales o sintéticas, para conseguir el efecto hidratante o lubricante, como glicerina, parafina, lauril sulfato, aceite de coco, de almendra, de jojoba, aloe vera, melaleuca, soja, ácido hialurónico…

OJO!!! Cuidado si utilizamos un lubricante como la vaselina, que puede disminuir la efectividad del preservativo.

En mujeres en las que la sequedad se haya iniciado con la menopausia, ésta es debida al déficit hormonal propio de este periodo de la vida. Los estrógenos (hormonas producidas por los ovarios) actúan directamente sobre la mucosa vaginal manteniéndola elástica e hidratada , ayudando la producción de colágeno y favoreciendo una lubricación normal.

Una buena opción, en estos casos, es utilizar una crema de estrógenos, para suplir los que se han dejado de fabricar, y que sólo actúan a nivel de las mucosas ya que son de aplicación local. Si además de la sequedad, padeces de forma importante otros síntomas asociados a la menopausia como sofocos, insomnio, etc también se podría hacer un tratamiento hormonal con pastillas o parches, para que el efecto fuera para todo el organismo, no sólo a nivel local de la vulva y la vagina.

Cuando escuchamos la palabra “estrógenos” u hormonas en la menopausia, nos puede preocupar por el riesgo de cáncer, de mama por ejemplo. Si el tratamiento hormonal es  local en la vagina y vulva, no tenéis por qué preocuparos, ya que el riesgo es casi inexistente y si tu médico no te lo ha contraindicado, puedes utilizarlos de forma segura.

Si no han sido útiles las cremas hidratantes o lubricantes o por razones médicas están contraindicados los estrógenos, aunque sean con aplicación local, como por ejemplo sucede en aquellas pacientes que han padecido un cáncer hormonodependiente como puede ser el cáncer de mama, tenemos otras alternativas que permiten tratar la sequedad o atrofia vaginal.

Un tratamiento relativamente reciente y del cual ya hay experiencia de uso en otras partes del cuerpo, son las inyecciones de ácido hialurónico. Este producto se aplica de forma fácil e indolora mediante unas microinyecciones bajo anestesia local en la mucosa vaginal.

Produce una bioestimulación y rehidratación de las mucosas que aumenta su elasticidad, disminuyendo todos los síntomas sin efectos secundarios. Su acción se mantiene alrededor de un año y los resultados hasta el día de hoy son muy alentadores!

Recientemente, también se ha aprobado la utilización del LASER para tratar la sequedad y atrofia vaginal. Actúa estimulando las fibras de colágeno de la vagina. Se realizan aplicaciones cortas bajo anestesia local, el efecto puede durar, también alrededor de un año  y aunque aún no se dispone de experiencia a largo plazo, sus resultados también son prometedores!.

Uno de los inconvenientes, es el coste que supone un tratamiento de este tipo, que hoy por hoy, aún no está al alcance de todos los bolsillos.

Resumiendo, podemos deciros que LA SEQUEDAD VAGINAL NO TIENE QUE SER UN PROBLEMA PARA TU VIDA DIARIA,  NO DEBEMOS CONFORMARNOS CON ELLA sólo porque la menopausia o la lactancia sean hechos fisiológicos o asumiéndolo como efecto secundario de algún tratamiento. Existen diferentes alternativas que seguro podrán adaptarse a cada una de vosotras.

Ah, eso sí, lo mejor es que consultes con tu ginecólogo quién te orientará y adaptará el mejor tratamiento a tus necesidades y preferencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s