Embarazo, Prolapso genital

El PROLAPSO GENITAL: un problema más frecuente de lo que pensamos.

El pasado mes de Noviembre, tuve el privilegio de asistir a una sesión acerca del parto y las lesiones del suelo pélvico, donde participaba el Profesor John O De Lancey, ginecólogo americano, pionero a nivel mundial en el estudio de la anatomía del suelo pélvico y sus disfunciones y admirado por todas las personas que nos dedicamos a esta patología.

Una de las cosas que expuso y que me chocó fue que cada año se operan, en USA, 330.000 mujeres por una disfunción del suelo pélvico y 330.000 mujeres equivalen a más de 3 veces el Camp Nou lleno!!! Eso nos debe dar una idea sobre la magnitud del problema, tanto a profesionales como a la población en general.

Por eso hoy, os voy a hablar del prolapso genital. Porque a pesar de ser un problema frecuente, se trata de un concepto aún bastante desconocido entre las mujeres.

Está estudiado que el 50% de las mujeres que han parido presentarán a lo largo de su vida algún grado de prolapso genital y que el 20% de ellas acudirá al médico por molestias o síntomas derivados de este prolapso.

Con estos datos no quiero asustaros, eh! En este post, pretendo informaros y que aprendáis sobre este tema para poder detectar si os está sucediendo y que podáis buscar soluciones de forma precoz, ya que éstas son más sencillas si el problema se detecta pronto.

Pero entonces, ¿Qué es el prolapso genital? ¿Por qué sucede? ¿Qué puedo notar yo si lo tengo? ¿Puedo hacer alguna cosa para evitarlo?

silhouette-1632912

Pues ahí vamos…. a intentar responder todas estas preguntas que se me han ocurrido os podéis estar haciendo.

¿Qué es el prolapso genital?

El prolapso genital es el descenso o desplazamiento de los órganos pélvicos hacia el exterior, a través de la vagina. Puede afectar a la vejiga, el útero, el recto o el final de la vagina en la mujeres a las que se les ha extirpado el útero previamente.

¿Por qué sucede?

Se produce por un fallo de las estructuras de soporte y sostén del suelo pélvico (os hablé de ellas en nuestro primer post). Pero esto es en general para todas las disfunciones del suelo pélvico.

Para el desarrolo del prolapso genital se conocen una serie de factores de riesgo:

  • Factores predisponentes: constitucional, por posibles alteraciones del tejido conectivo.
  • Factores favorecedores: múltiples embarazos, fetos grandes o partos complicados.
  • Factores agravantes: envejecimiento (por la falta de estrógenos que genera la menopausia), obesidad, cirugía pélvica previa y todas aquellas situaciones que condicionan un incremento crónico de la presión abdominal (estreñimiento, tabaquismo, enfermedades pulmonares, deportes de impacto o profesiones que implican esfuerzos continuados)

¿Qué puedo notar si lo padezco?

El prolapso genital en sus estadíos iniciales suele ser asintomático, siendo un hallazgo casual durante una exploración ginecológica.

A medida que aumenta el descenso del órgano prolapsado, el síntoma fundamental es la sensación de tener un bulto en los genitales o sensación de peso en la parte baja del abdomen.

Otros síntomas que pueden asociarse son:

  • síntomas urinarios: como la urgencia miccional (que es la aparición de un fuerte deseo de orinar que obliga a ir al baño rápidamente), el aumento de la frecuencia miccional (número de veces que se orina), la incontinencia urinaria y la sensación de dificultad para orinar o de vaciado incompleto de la vejiga.
  • dificultades ano-rectales: estreñimiento, dificultad defecatoria, que a veces incluso precisa maniobras manuales para expulsar las heces.
  • disfunciones sexuales, siendo la más frecuente la dispareunia o dolor con las relaciones sexuales.

¿Puedo hacer alguna cosa para evitarlo?

Para prevenir la aparición del prolapso genital os recomiendo:

1- Evitar los factores de riesgo que podáis.

2- Es fundamental que aprendáis a hacer los ejercicios para ejercitar la musculatura del suelo pélvico, que al fin y al cabo es como cualquier músculo de nuestro cuerpo: si se trabaja, se mantiene tonificado, si no, cada vez estará más flácido y perderá su capacidad de soporte.

Debido a que los síntomas de prolapso son variados, es muy importante que ante cualquier duda, acudáis a un especialista que os realice una correcta valoración y os oriente hacia las posibles soluciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s